Dia 24 Sarria-Cacabelos

Por la mañana estoy en el albergue, subiendo fotos, contestando mails, etc mientras espero que Antonio, de Dos Ruedas, me tenga lista la bici. No estoy muy seguro de que quede bien como para atreverme a afrontar las etapas de montaña que me quedan.  Voy a la tienda y pregunto que tal ha quedado la bici y me conesta que “perfecta”. Ha cambiado cadena, piñones, plato mediano, ha serrado y quitado la maneta de cambio de plato que iba mal y ha colocado una nueva, también ha regulado todos los cambios y sí, realmente parece que ha quedado perfecta. ¡No me lo puedo creer! La reparación me cueta 82 €.

Voy al albergue y le digo a Iker, el hospitalero, que ya tengo la bici preparada yle doy las gracias por las facilidades que me ha dado para quedarme con miso cosas mientras me la reparaban. Cargo y salgo, son las 12h.

Hace sol y puedo salir en manga corta. Empiezo a buen ritmo y animado, paro a comer en una zona con una fuente y bancos muy agradable. Llevo 16 kms.

 

Tengo que alimentarme bien porque tengo que volver a subir el Cebreiro otra vez aunque por este lado me dió la impresión de que era más fácil.

Sigo camino con mucha tranquilidad hacia Triacastela donde empiezan de verdad la subida. Aparece una señal de rampas de 7% durante 5 kms.

Me lo tomo con calma, miro cuentakms para calcular cuando se acabará ese tramo de rampas y procuro ahorrar fuerzas. Señales de Piedrafita a 25kms.

Los kilómetros con esas rampas se hacen eternos, la subida te va comiendo las fuerzas pero van pasando kilómetros y al final acaba el terreno del 7% y todo se vuelve más fácil aunque sigue subiendo. Puedo bajar un piñón y darle más velocidad a la bici, todo se vuelve más animado y alegre, me voy recuperando de la zona de subida dura.

Paso por el Alto do Poio y luego por el de San roque con bastante facilidad

 y finalmente llego al Cebreiro.

Coincidiendo con el final del pueblo del mismo nombre.

Esta vez no voy a bajar por donde lo hice en la ida. Voy a descender hasta el paso de Piedrafita a 1099m. y desde allí bajaré por la N-VI hasta volver a coincidir con el camino de Santiago. Es un recorrido que va a exigir menos a los frenos y, por lo que vi en la ida, la N-VI es una carretera desierta ya que coches y camiones cogen una autovía que pasa por encima sobre enormes pilastras de hormigón.

Poco después de pasar por Piedrafita y empeznado a bajar por N-VI me cruzo con un cilista que resulta ser parte de un grupo de gente de Barcelona. Poco a poco van llegando el resto de compañeros subiendo por la N-VI desde la parte del Bierzo, es decir en dirección hacia Santiago. El último de ellos viene andando. Me preguntan para ir al Cebreiro. al parecer se han confundido y han subido por la N-VI hacia Piedrafita por error. Les explico como llegar a Cebreiro desde Piedrafita advirtiéndoles del desnivel que encontrarán, les muestro la alternativa de seguir hasta Sarria por una N-VI desierta y sin subidas de mención desde ese lugar. Me voy y aun no se han decidido bien sobre que hacer. A todo esto toda la conversación ha tenido lugar enmedio de la carretera sin que ningún coche pasase en ningún momento.

Cerca de ese lugar esta la linea divisoria entre Castilla y León y Galicia. Es curioso el cambio de color del asfalto que se produce en ese mismo lugar.

Bajo tranquilamente por una N-VI desierta que más bien parece en muchos tramos una carretera comarcal.

Sigo bajando con toda tranquilidad. Me encuentro con un ciclista vasco al que le explico como coger el desvío para subir la pista hasta el Cebreiro y que no le pase como a los de Barcelona.

Ahora en la vuelta parece que las distáncias se han alargado y se me hace largo el tramo hasta Pereje, el lugar donde dormí antes de subir el Cebreiro en la ida.

Sigo pasando por pasajes conocidos, ahora en sentido contrario. Hay que coger un desvío a la izquierda y salir de la N-VI antes de llegar a un tunel. El terreno ya no es tán fácil, llego a Villafranca del Bierzo que es una travesía complicada. Pregunto y me oirientan para ir en dirección a Cacabelos.

El terreno se complica más con toboganes bastante pronunciados y largos, algo ya lo recordaba de la otra vez, los kilómetros pasan muy lentamente en estos momentos en que ya se empieza a acusar el cansancio y las horas en la bici. Finalmente llego a Cacabelos.

Ahora me parece una ciudad enorme en comparación con la idea que me había hecho en la ida. En la oficina de turismo me orientan de a donde buscar alojamiento. Al final voy al Hostal La Gallega. Me encuentro a unos ciclistas navarros quienes al decirles que el dái siguiente quiero subir la Cruz de Hierro desde ese lado me dicen que “pringaré”… Bueno, vi los desniveles de la bajada en la ida y puede que tenga que hacer algún tramo a pie,pero de una forma u otra lo pasaré. Esta noche tendré habitación para mi solo y así poder descansar bien cara a lo realmente duro que me espera mañana.  Resumen kilométrico del día: 91,7 kms, velocidad media de 15,8 kms/h y velocidad máxima alcanzada 60,3. Buenas noches.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s