Dia 14 Murias-Pereje

Amanece un día soleado la jornada de la “etapa reina” del camino.

Bueno, eso creia hasta ahora, porque al parecer, la subida al Cebreiro” en el paso hacia Galicia, parece ser más dura que la etapa de hoy. De momento en lo que hay que centrarse es en la subida a la “Cruz de Hierro” con los repechos a partir de Foncebadón en lo que, según mi guia, no debería darme verguenza bajarme de la bici para llevarla a pie. Hablo con Pedro y me dice que él, que ha hecho el camino unas cuantas veces, por diferentes rutas, no considera la subida de la Cruz de Hierro especialmente dura, la ve bastante tendida, eso sí con una bajada hacia la otra vertiente muy empinada y peligrosa. Me vuelve a advertir sobre el Cebreiro que el considera más duro…

Me despido con un abrazo de Pedro, un tio muy amable, con mucha experiencia en camino, quizá algo tímido, pero cuando te coge confianza te da mucha conversación. Me hace una foto delante del albergue y me voy.

Empiezo a subir con precaución, siempre acompañado de los peregrinos, ya sea en solitario o en grupo. La subida es fácil y tendida, paisaje muy bonito, voy haciendo fotos.

Alguna cruz advirtiendo que no todo el mundo ha salido con vida de estas montañas.

Llego a Foncebadón, la zona donde empiezan los mayores desniveles, me encuentro algunos repechos que me hacen tomar precauciones, pero qu eresultan ser menos duros de lo que pensaba. Tras esa zona de repechos, empieza a bajar y me encuentro una pequeña cruz de Hierro que me hace dudar… Sigo y al rato veo la auténtica cruz de hierro en lo alto de una larga columna. Peregrinos se paran ahí para dejar una piedra de su lugar origen, cumplo con el encargo especial, hago fotos de la camiseta del Taller de la Bicicleta y del maillot de pc Palomillas… Hay un ambiente mágico y además con música de una violinista a la que los peregrinos le dan algunas monedas. No se cuanto rato estoy allí como hipnotizado por aquel ambiente casi mágico.

Vuelvo a coger la bici, bajada hasta Majarín

y luego subidas hasta la zona de antenas que indicaban los perfiles… Se hacen duros después de enfriarme en la parada de la Cruz de Hierro…. Bajadón con grandes desniveles como indicaba todo el mundo, el año pasado un ciclista se mató en este descenso… toca ir con cuidado, alguna parada para hacer fotos, paisajes espectaculares y algunas vistas de lo que queda por bajar de puerto me recuerdan la carretera de Sa Calobra en Mallorca. Da miedo pensar en volver a subir por esa vertiente

El descenso se hace largo, hay que abrigarse, abajo se abre el paisaje del Bierzo, espectacular. Llegamos a Molinaseca con un paisaje y arquitectura diferente de lo que hemos dejado atrás.

Me paro a tomar un cocacola y a que me sellen la credencial. Es importante tener al menos dos sellos diarios al menos en los últimos 200 kms antes de llegar a Santiago.

Salgo hacia Ponferrada, por carreteras ya no tan agradables. Hace sol pero el aire es frío así que no me puedo quitar el Goretex (ya llevo varios días con él puesto).

Travesía no muy agradable por Ponferrada donde pierdo la vista del camino y un policía municipal me da la clave para retomarlo rápidamente. Voy saliendo de Ponferrada, atravesando pueblos que parecen barrios de la propia Ponferrada uno tras otro.

Saliendo de esta dinámica y entrando en un entorno más rural, llego a Cacabelos, donde al pasar por delante de una especie de ermita o capilla, un hombre me ofrece sellar; ¡Vale! Me sella, hablo un rato con él, me da algún consejo de como llegar a Villafranca, el siguiente pueblo y veo la colección de objetos religiosos que tienen allí expuestos, doy un donativo y sigo camino.

Como me dijo el hombre de Cacabelos la carretera se convierte en toboganes pronunciados, llego al desvío que me había anunciado cuya clave era una casa con esculturas y lo tomo. El camino es fácil al principio, pero luego empieza a subir y subir, en un momento determinado me doy cuenta de que estoy en una cota mucho más alta que la de la propia Villafranca, así que luego el camino se pone hacia abajo por un pavimento de losas de piedra bastante malo parta mi bici.

Llego al pueblo y paso delante de un albergue que parece ser el que me aconsejó mirar Adolfo de Calzada del Coto. Un hombre rarito que no me aclara que sea el hospitalero me pregunta si quiero alojarme, le digo que solo quiero echar una ojeada. Entro y es curioso el edificio de piedra y lo veo con mucha gente instalada, decido seguir camino.

Villafranca del Bierzo

Sigo en dirección a Pereje por carretera, una carretera poco transitada que va pasando por debajo de la autovía entre pilastras de hormigón. El lado de la izquierda está separado por un muro de cemento tras el cual hay el camino que siguen los peregrinos a pie. Estoy bastante cansado y voy muy despacio, en un momento me meto por el camino segregrado del lateral de la carretera, apenas he encontrado dos peregrinos en este trecho desde Villafranca que parece ser un claro final de etapa. Vuelvo a la carretera, y tras preguntar a una chica en bici me entero de que he llegado a Pereje y me indica el albergue municipal.

Entro y al llegar me recibe el hospitalero, correcto y amable pero de otro perfil al de Adolfo y Pedro, algo más funcionarizado, me da una cama, dejo la bici a cubierto y empiezo el ritual habitual de instalación en albergue, hacer cama, ducha, lavar ropa (por suerte hace sol y la ropa puede secarse bastante bien), anotar incidencias del día, etc. Conozco a Cesar, un chico de Madrid que está andando. Voy a cenar con él al bar del pueblo. Menú de peregrino de 10€ que parece el precio estándar en todo el camino.

A la cama y hasta el día siguiente.

 

 

 

Dia 13 Mansilla de las Mulas-Murias

Salgo del albergue municipal de Mansilla de las Mulas a las 8:15. Después de no haber encontrado cubiertas adecuadas en la tienda de bicis de Mansilla, mi primer objetivo es llegar a León, a Bicicletas Blanco de la red “Bicigrinos” y que me las cambien allí.

Se rueda bastante bien hasta León, llevo un plano de la ciudad que me dieron las hospitaleras de Mansilla con la tienda marcada, está al entrar en la ciudad y tras alguna pregunta doy con la tienda. Aun está cerrada y doy una vuelta por los alrededores. Muchas tiendas de todo tipo, parece un sitio agradable.

Vuelvo a la tienda, me dan a elegir entre dos tipos de cubiertas adecuadas para lo que necesito, elijo unas Schwalbe CX Pro de 1’35 me pregunta por la prisa que puedo tener y quedamos en que en cosa de una hora y media me la tendrá con las nuevas cubiertas y repasada. Me indica como llegar al centro para visitar la ciudad mientras.

El paseo hacia el centro y por el centro me ha gustado, la ciudad me da buenas sensaciones, parece gente agradable, he ido a una librería que parecía pequeña pero ha resultado ser de dos plantas bastante grande. He comprado un mapa de carreteras de lo que me queda de camino. Paseo por el centro, algunas fotos, paso por supermercado para comprar algunas cosas para el viaje y vuelvo a Bicicletas Blanco. Aun no ha acabado con la bici, pero lo hace rápidamente, le pago, 76€ y vuelvo a cargar la bici, llevándome la cubierta que estaba menos gastada, por si acaso. La otra se podía tirar directamente.

Me vuelvo a poner en el camino. En bici, curiosamente, me despisto para llegar a la catedral (había llegado sin problemas a pie un rato antes) Un grupo de ciclistas me orienta, me pregunta de donde vengo, charla, consejos, etc… Salgo de León por el tipo de vías desagradables que suele haber en las salidas de las grandes ciudades, hacia arriba y paisaje más bien feo.

Voy por la N-120 Sigo por una carretera de toboganes, llego a Hospital de Orbigo antes de las 15h. Paro a descansar y comer un poco. Después de varios días parece que hoy hay un buen sol, aunque ya no tengo ropa humeda que secar gracias a la madre de Laura, la hospitalera de Mansilla que me la centrifugó y la tendió a salvo de la lluvia.dirección Astorga.

Paso por Hospital de Orbigo y su puente del “Paso Honroso”

Y a partir de aquí hago bastante carretera rodando muy rápido, paso por Astorga, subidilla de plato pequeño para llegar al centro pasando por un albergue.

fotos, paso por el palacio episcopal de Gaudí.. Salgo de Astorga y paso por un albergue municipal y una pequeña ermita donde hay una fuente de la salud. Bebo y hago algunas fotos.

Sobre las 17:45, llego a Murias, encuentro el albergue municipal, muy pequeñito y llevado por Pedro, un hombre muy majo y muy amable.

Hay poca gente y me deja meter la bici en la sala dormitorio común. Somos muy pocos y, como suele ser habitual, soy el único español. Voy a cenar a un hostal del pueblo (La Flor si no recuerdo mal) por 10€ como bien con un buen plato de pasta que es lo que voy a necesitar para la jornada siguiente con el paso de la Cruz de Hierro, con un encargo especial que hacer allí.

Dia 12 Calzada del Coto-Mansilla de las Mulas

Por la mañana ya me encuentro mejor, pero toco poco del desayuno que ha preparado Adolfo. Salgo en dirección a la variante que me recomendó por las antiguas calzadas romanas.

Un panorama bastante inhospito y ha de ser duro hacerlo a pie. En el kilometro 5 pincho la rueda trasera. Me lo tomo con calma y aprovecho para intercambiar cubiertas delantera y trasera ya que la trasera está ya muy gastada, sigo y en el kilometro 10 pincho la delantera (que ahora lleva la cubierta desgastada) veo claramente que necesito un cambio de cubiertas.

Paso por Reliegos donde un hombre me indica el camino y me dice que es el hospitalero del albergue municipal, se llama Landelino, me enseña las instalaciones y esta muy bien, estamos un buen rato hablando, le cuento lo de mis pinchazos y me dice que en Mansilla de las Mulas hay tienda de bicis.

Mientras hablamos en el albergue de Reliegos, van llegando algunos peregrinos con los que coincidí en Calzada del Coto extrañándose de verme allí, hoy no estoy siendo muy productivo en lo que a kilómetros se refiere.

Sigo por asfalto hasta Mansilla, encuentro el albergue donde me encuentro con Laura (Landelino me había dado su nombre) y a su madre.

 

Muy amables y atentas a pesar de tener el albergue a tope. Puedo tener a cubierto la bici y me instalo. Estoy algo mejor aunque he comido muy poco. Laura es famosa por las curas de pies y masajes que hace a los peregrinos que lo necesitan.

La tienda de bicis local no tiene las cubiertas que necesito. Mañana toca ir a León donde espero poder encontrarlas.

Dia 11 Itero de la Vega-Calzada del Coto

Desayuno “English Breakfast” en “La Mochila” bici mojada de la noche anterior lloviendo.

Paso por zonas bonitas alrededor del Canal de Castilla siempre con la amenaza de lluvia

Me pilla lluvia y granizo y el viento en contra. Me puedo resguardar por un rato bajo un arbol unto a la carretera, no había mucho más donde guarecerse. He hecho bastante carretera.

Llego a Sahagún cascadete, pero no me acaba de gustar el sitio y sigo un poco más. Llego a Calzada del Coto donde conozco a Adolfo el hospitalero del albergue municipal que acaba de estrenarse en sustitución de otro que había antes bastante cutre. Voy a cenar al bar del pueblo con unos franceses y la comida no me cae muy bien. Luego Adolfo me invita a ir con él al bar a tomar algo y charlar un rato con él y con otra gente del pueblo. Me voy a dormir pero tengo el estomago revuelto. Tengo diarrea y voy bastante al lavabo, llego a vomitar y luego ya estoy mejor.

Dia 10 Villafranca de Oca-Itero de la Vega

La tarde anterior, tras instalarme en el albergue, fui a explorar el principio del puertecito que había para hoy, el inicio de los montes de Oca en la sierra de la demanda. Vi que las señales llevaban por un sendero muy bonito pero impracticable con la bici. El senderito iba a parar a una pista bastante decente aunque con bastante desnivel que iba a parar a la parte baja del pueblo, así que allí me fuí a empezar la subida del día. Plato pequeño, piñon grande al principio, ir subiendo con paciencia y luego ya se pudo ir bajando algún piñón. Se pasa lo peor y se llega a unos parajes muy bonitos con vegetación de montaña,

Arriba en el puerto de las Pedrajas,hay un monumento en una fosa común de la Guerra Civil

Y un poco más allá algo muy peculiar de este puerto. Una gran bajada recta seguida de un subidón totalmente recto también, formando una especie de V.

luego a unos espacios muy amplios que parecían haber sido despejados para hacer pasar una carretera o algo similar,

bajada al San Juan Ortega

Desde donde cojo una variante sugerida para bicis para evitar una subida bastante mala con piedra suelta por Ages. Llego a Burgos y me encuentro al grupo de ciclistas italianos en la catedral.

Conozco a una italiana, Antonella que va haciendo el camino a trozos en bici y se iba a quedar a comer paella en Burgos. Me pide mi telefono y mail para contactar conmigo para cuando venga a Barcelona.

Sigo ruta, me encuentro bien. Por el camino me encuentro a la familia de Miami que encontré poco después de Logroño, ahora iban la madre y la otra hija, las cojo en una subida y voy un rato con ellas, nos pasa otro ciclista y al cabo de un rato las dejo porque ya empiezan va ir andando. Voy a buscar al ciclista. Hablamos y me cuenta que es Inglés. Voy con él un rato, subo bien con él pero baja muy rápido, por una meseta a la que llegamos rodamos muy rápidos los dos juntos pero no intento seguirlo bajando. Pasamos Hontanas y lo pierdo de vista. Paisaje precioso en esta parte del camino. Destacar la zona del convento de San Antón.

Llego a Castrojeriz y se que luego hay un puertecito, Mostelares, que, sobre el papel no parece gran cosa. Salgo de Castrojeriz y a lo lejos ya veo lo que me espera. Una meseta con un camino que la sube casi verticalmente, me voy aproximando haciendome la idea de lo que espera.

Al fondo se ve la subida a Mostelares

Plato pequeño, piñón grande y aun así cuesta. Llego arriba cascadete, pero el paisaje es impresionante y arriba una meseta totalmente llana.

En el alto de Mostelares

Hago fotos, sigo el camino hasta el otro extremo de la meseta y bajadón aun más bestia.

Paso la línea de la província de Palencia

y llego a Itero de la Vega donde me alojo en “La Mochila” por 6€ lo llevan un chico y una chica muy amables y atentos. Me apunto a una cena en común donde soy el único español. La bici se quea en un patio y vuelve a llover durante la noche.

Dia 9 Azofra-Villafranca de Oca

Salida a las 8:30. Cielo tapado después de la lluvia de anoche.

Aparece el barro, toca empujar la bici con ruedas totalmente atascadas.

Por suerte se acaba antes de una fuerte subidita. Arriba hay una fuente y puedo hacer una limpieza más a fondo, al cabo de un rato aparece arriba Giulio, el italiano compañero de habitación con su Btwin naranja. En Santo Domingo de la Calzada, compro algo para desayunar en un Dia. También cojo cosas que puedo necesitar a lo largo del día. Más o menos ya veo lo que me es útil llevar conmigo. Me paro y como bastante, pero no me acabo de encontrar bien del todo y el terreno desgasta mucho.

Hago como tenía previsto Giulio y me pararé en Vilafranca (tenía un plan demasiado ambicioso de llegar a Burgos). Llego a albergue municipal de Villafranca poco antes de las 16h pero no hay rastro de Giulio, no se donde se ha podido meter. Tengo una gran sensación de cansancio. Llega un grupo de ciclistas italianos con una equipación algo estrambótica. Duermen en mi misma habitación y alguno ronca bastante.

Dia 8 Alcanadre-Azofra

 

Salgo del albergue-estación, desayuno en el Union y salgo en asfalto a las 9:20 para coger general a Logroño.

Hoy toca enlazar con el camino francés y seguro que se acabó la soledad.

Por la mañana está el cielo cubierto después de la lluvia de la noche. Carretera a saco hasta Logroño, me salgo por una salida de un pueblo anterior para no meterme en autovía y me encuentro a un hombre en btt al que le pregunto. Me dice que ya estamos en Logroño, que ha hecho varias veces el camino y se ofrece a guiarme a través de la ciudad para llegar al parque por donde pasa el camino francés. Atravesamos Logroño rapidamente y me deja perfectamente bien en el parque. Le doy las gracias y le digo adiós.

Y esto es otra cosa totalmente diferente, mucha gente caminando hacia Santiago, algunos repechones, encuentro a una familia de Miami que se turnan coche y bici. Llegando a Navarrete me doy cuenta de que no puedo meter plato pequeño, parada y ajuste de desviador y fotos.

Camino bueno, excepto algun trecho donde hay que arrastrar la bici, pero es corto. Tambien me encuentro con un suizo que viene de Suiza con un triker electrico…

Casi parece esto un parque temático, al final de un repecho una chica reparte flyers de un restaurante… El ambiente hace que te distraigas y te puedes olvidar de comer y beber, hay que tener cuidado, pero parece como si hubiesen puesto una cinta transportadora hasta Santiago.

Llego con la familia de Miami a Najera, donde ellos paran, pero me siento bien y decido llegar hasta el próximo pueblo, Azofra, donde empieza un puertecillo segun las guias. Subidita hasta Azofra. Albergue municipal de Azofra con muchisima gente y habitaciones dobles. Al principio solo pero luego llega Giulio un peregrino en bici italiano.

Me encuentro muy bien, la rodilla ha respondido bien, pero algo me noto.

Por la tarde empieza a diluviar y las bicis fuera…

Dia 7 Castejon-Alcanadre

Tras desayunar en Hostal Lozano, salgo sobre las 11 de la mañana. Sigo encontrándome bien. Salgo con la idea de aproximarme a Logroño. Tras unos primeros kilometros de asfalto muy rápidos, volvemos a los caminos. Tengo un pinchazo, me cuesta sacar la cubierta sin palancas aunque lo consigo.

Pasan unos hombres en coche que me dicen que tienen una mancha de pie y que viven cerca, les digo que luego me pasaré para verificar la presión. Lo hago y me inflan las dos ruedas a presión correcta, muy amables, me han ahorrado buscar una gasolinera.

Sigo camino por buena pista asfaltada hasta Calahorra. Subida al centro de Calahorra, bajada y otra vez camino pedregoso en el que no se puede correr. Luego vienen zonas de sube y baja también pedregosas entre viñedos (esta bici no es para este tipo de caminos.

Bastantes kms así hasta que empieza a descender. Noto un dolor en la rodilla derecha y decido parar en el primer pueblo que encunetr qeu resulta ser Alcanadre. Busco albergue y tengo apuntado que hay que preguntar en el Bar Unión que me dan las llaves del albergue en el que seré el unico inquilino. El edificio resulta ser la estación de tren.

Casi de noche empieza a llover mucho.

 

Voy a cenar al bar Unión, wes la noche de la final de Champions y se va la luz. En esas condiciones solo me pueden dar un bocadillo de tortilla y a dormir.

 

Dia 6 Zaragoza-Castejon de Navarra

Salgo de Zaragoza a las 10:05.

Me he ido encontrando bien y el camino sigue el camino natural del Ebro que es bastante agradable. Paso Gallur y otros pueblos, no me olvido de ir comiendo para evitar pájaras.

¿Localizada la Insula Barataria que aparece en el Quijote?

Llego a Tudela que me parece muy grande y continuo con intención de llegar a Alfaro. El camino se ha metido en una zona natural próxima a las Bardenas Reales muy bonito pero con tramos mas bien de btt.

Me he ido por un lado de la vía del tren que no tocaba y me he quedado sin camino, de vuelta me he encontrado a la policia foral navarra que me ha indicado como llegar al buen camino al otro lado de la via. Me han dicho que me olvide de llegar a Alfaro y que me quede en el primer pueblo que es Castejón. La verdad es que antes de encontrármelos estaba considerando la posibilidad de acampar.

Le doy caña, paso la via y encuentro una pista en buenas condiciones que me hace llegar a Castejón sobre las 10 de la noche, pregunto por alojamiento y tras laguna vuelta acabo en Hostal Lozano que por 16€ me da un alojamiento decente. Ceno allí también. Al final han resultado 128 kms, despistes, perdidas y riesgos corridos, pero me he encontrado muy bien.

Dia 5 Pina de Ebro-Zaragoza

Ruta bastante agradable al principio y al final con una muy buena entrada en Zaragoza a través de unos caminos a lo largo del Ebro.

La mejor entrada en una gran ciudad que he visto en bici. Se pasa de camino por parque a carril bici que te lleva casi directamente al Pilar.

En esta etapa me he encontrado con un grupo de ciclistas de montaña que vienen de Reus, he ido un rato con ellos, pero van demasiado rápido para mi gusto.

Me he alojado en un albergue de Zaragoza cerca del centro, comparto habitación con dos más, pero no son peregrinos. Curioso el espacio que tienen que llaman “la boveda” y que es una antigua mazmorra medieval.

De turismo por Zaragoza no me siento muy fino, estoy cansado, a ver como funciono al día siguiente.

Poniéndose el sol capto unas buenas imágenes del Pilar desde río arriba.